SOBREPERSONAS... (humanos con recursos) y no "recursos humanos", que aportan conocimiento y no sólo información, que son ciudadanos de sus empresas, además de su ciudad, sobre mejoras, ideas, crítica, etc... Sobre gestión comprometida, innovación, organización, sobre buena música, sobre...

13.11.05

UTOPÍAS PARA UN FUTURO IMPERFECTO (1)...


– La realidad convénzase, es un invento.
– ¿Un invento? ¿ De quién?
– ¿De quien va a ser ? Del sujeto.
– Pero, entonces, ¿qué me dice de la memoria?
– ¡Hombre!, ahí si que no hay duda: la memoria es reinvención.

Máximo temple (+), Diario.




Si recordar tiene mucho de reinventar lo vivido, de reescribir nuestro pasado, con la dificultad de ajuste que el lenguaje añade a la hora de describirlo, proyectarse en un futuro inmediato o lejano en el tiempo, añade más dificultades que nos acompañan al hablar de lo desconocido.

Sin embargo, y aprovechando esta reflexión inicial, que aunque pueda parecerlo no busca una disculpa por adelantado, me centraré en el reto propuesto: “ Futuro del trabajo y trabajo del futuro“ desarrollando mi visión a través de dos planteamientos iniciales:

En primer lugar, describir un futuro más inmediato a partir de un desarrollo y / o evolución más o menos lógico del presente.
En segundo lugar, lanzar ideas a largo plazo, desde planteamientos más novedosos y /o de ruptura, tratando de innovar, al menos desde un punto de vista personal y por ello opinable.

Esta doble premisa, se completará con otra doble vertiente, surgida desde el enunciado de esta propuesta:

Inicialmente: El futuro del trabajo, lo asimilaré a las características del empleo del futuro en general, desde una perspectiva global, definiendo aspectos socio-laborales, organizativos, de I+D+ i, etc...

Seguidamente: El trabajo del futuro, relacionando con aquellos aspectos futuros de la persona en su puesto de trabajo, rol, desempeño o como lo queramos definir pero desde una perspectiva individual.

Todo ésto lleva a configurar una tabla de doble entrada (Gráfico 1) que, al menos de forma gráfica, facilitará el desarrollo y lectura de este artículo.











Una vez descrito el modelo vayamos por partes:

1. El futuro del trabajo:


1.1 El planteamiento global del trabajo, a corto plazo (10-15 años vista), y por tanto, con menor incertidumbre, tal y como lo defino en el gráfico anterior, será el de evolución y crisis del modelo actual.
En este sentido aspectos como: desempleo, deslocalización, “competencia salvaje”, fraudes... convivirán con una mayor preocupación por el respeto a la diversidad, liderazgo participativo, responsabilidad social, aumento de los emprendedores, etc...
En cuanto a los yacimientos de empleo se desarrollarán oportunidades de trabajo en el campo de las nanotecnologías, la robótica que tal y como explicaré más adelante aportará alguna clave al nuevo modelo, nuevas energías, creándose empleo en estas áreas y otras de tipo social, médico, de ocio, etc...

1.2. Si damos un salto en adelante (30-40 años vista) La falta de equidad de un modelo eminentemente económico en aspectos sociales, laborales, geopolíticos, etc... deberá llevar a la superación del mismo, salvo que se quiera correr riesgos no deseados en todas estas variables.
Entiendo que una revolución industrial real (la tercera, cada dos por tres nos anuncia su llegada) deberá llevarnos a un enfoque más humanista del trabajo, donde se comprometan conocimientos, recursos, valores, llevando a países y organizaciones hacia objetivos sostenibles que aporten respuestas efectivas a la complejidad de las empresas (organización viva “que aprende” y se compromete “en serio” y no como parte de una estrategia de marketing cara a la galería) y aportando valor la comunidad (en mi opinión, aunque Asia se haya llevado “el gato al agua” en diez años, en el 2030 África habrá tenido que encontrar su sitio, por medio de modelos de trabajo innovadores, nuevos sistemas de cultivo (agricultura inteligente), verdaderas “misiones de paz económica y social” que cierren el bucle de otras acciones de tipo político que lleguen antes.


2.El trabajo del futuro:

2.1. En cuanto a los puestos de trabajo del futuro, desde una perspectiva a corto plazo (10-15 años vista), a mi juicio, veremos una evolución más real hacia el rol de
“ trabajadores del conocimiento”. Entiendo que se mantendrán muchas de las conductas actuales, aunque disminuyendo el paternalismo, la certidumbre y lo monótono, siendo sustituido por mayor autonomía, potenciación del teletrabajo, la creación de equipos virtuales, nuevos roles y relaciones que llevarán a crear sistemas laborales y normativos más flexibles, para empresa y trabajadores. La globalización de los mercados llevará a apoyarnos en la tecnología que seguirá evolucionando exponencialmente, posiblemente más de lo necesario, siendo las personas la clave a potenciar, algo que considero no se habrá terminado de lograr para entonces.

2.2.Si trato de avanzar en el tiempo (30-40 años vista), los aspectos tratados en el punto 1 me llevan a pensar que el modelo de trabajador anterior (2.1.) debe ser superado, sobretodo desde el punto de vista socio - emocional, “quizá sea el momento de la responsabilidad individual” (P.Senge, 2001), que nos lleve a un trabajador más comprometido, más corazón que cabeza, el rol del “Ingeniero social” que leí por ahí podía ser un simil, trabajador comunitario, en aprendizaje continuo. Estos nuevos valores deberán llevar a nuevos modelos socio-laborales más innovadores, acompañados de importantes impulsos tecnológicos. El papel de la robótica, puede solucionar la componente más monótona del trabajo (en este sentido, los avances de los “grados de libertad” y su adaptación al medio de los robots en los últimos años están siendo espectaculares, dándose importantes inversiones en este sentido en países como Japón, Corea, etc...). Cuestiones como la jubilación anticipada, la Seguridad social y otras, tal y como las conocemos en la actualidad, serán totalmente distintas o inexistentes dentro de treinta o cuarenta años...

En definitiva, muchas cosas deben ser diferentes para un futuro imperfecto, complejo y en permanente cambio, siendo necesario responder de modo flexible, con capacidad de adaptación y en permanente innovación, teniendo en cuenta que estos retos no se lograrán si no contamos con el compromiso de las personas.

Me gustaría terminar con una cita que me ayuda a ser positivo y pensar que todo aquello que tenga de utópico este artículo se pueda realizar en el futuro.

“Mi optimismo se funda en lo improbable”
(E.Morin)


(1) Futuro imperfecto:
Expresa un tiempo futuro y, por consiguiente, tiene un aspecto imperfecto: su acción ha de realizarse todavía, y puede, por tanto, hacerse o no, por lo que es sólo una posibilidad.
Ejemplo: El futuro del trabajo / el trabajo del futuro será (*)....
(+) Sobrenombre de Carlos Castilla del Pino (Psiquiatra y escritor).
(*) A partir de este punto os propongo expresar vuestra opinión y participar en este ejercicio, que podemos denominar de “lanzamiento de utopías”.